¿QUÉ ES LA DIGNIDAD?

Siempre que he analizado el actuar de algunos personajes de la política, tanto de otros rumbos como de nuestro municipio, he pensado que bien valdría la pena comentar algunas ideas acerca de lo que es la dignidad y cuál es la actitud que muestra alguien cuando no tiene ni la remota idea de qué es eso.

_______________________         _______________________

No tiene dignidad quien con su acción ruin traiciona a sus compañeros, amigos e incluso a la propia familia, a cambio de obtener un espacio en el Ayuntamiento, el apoyo permanente del mismo o un salario inmerecido, etc., qué lástima que se vendan por tan poco.

No tiene dignidad quien no se identifica con sus semejantes cuando éstos necesitan ayuda, quien no entiende que la verdadera misión de los seres humanos es vivir para servir.

Quien es conformista o se presta al engaño, quien no es congruente entre lo que dice y lo que hace, quien no se pregunta los porqués de un gobierno que limita, discrimina, enajena, somete….

Quien dice practicar valores como la tolerancia, la justicia, la equidad, la igualdad, el respeto, etc., y con su actitud muestra que no sabe qué es eso.

Tampoco tienen dignidad los lacayos del poder, los serviles que se apoltronan en su nido de ignominia para hacer lo único que saben hacer muy bien: cumplir lo que les encomiendan.

No conocen la dignidad los adormecidos,

los despistados,

los que se han acostumbrado a las prácticas corruptas,

los ilusos,

los indecisos,

los tibios,

los radicales.

Los que modifican, corrompen, sesgan, prostituyen las ideologías, las creencias, las conciencias y peor aún, la dignidad de los otros.

No saben qué es la dignidad los que muestran actitudes de falsos redentores, de mesías que se creen iluminados.

Los que defienden una postura y dan el beso de judas, para después estar vomitando improperios contra quienes defienden.

Esos para quienes la capacidad de reflexión y análisis es una utopía que tardará años en alcanzarse.

Los que aplauden a sus jefes, llevándoles regalos por las prebendas recibidas, por los beneficios inmerecidos, besándoles los pies y prometiéndoles lealtad, aunque su obnubilación les impida percibir que con esa actitud de entes que reptan por el suelo, pasan por encima de los derechos de otros que tienen que hacer enormes sacrificios personales y familiares para ir escalando y mejorando.

Finalmente quiero decir que como en nuestro municipio hay muchos de estos que he descrito, mi anhelo es que para todos ellos, algún día sea posible una metamorfosis aunque obligada, que los lleve a acercarse y atisbar qué sucede en los espacios donde vive y participa la gente humilde y honesta, la que se preocupa por sus semejantes, la que se conduce con responsabilidad y también ellos se preocupen por heredar a sus hijos una actitud similar a ésta.

Por el bien de Yaonáhuac, ojalá así sea.

RHO